Con la fuerza de un Tsunami

De mi naturaleza, él es el fruto,
Mas apetecido, el más preciado, el único,
Las raíces del árbol de mi vida,
Se secarían instantáneamente,
El día que mis ojos no puedan regar,
Con llanto de alegrías sus triunfos y glorias
O el día que mis manos no sean capaces
De destrozar sus infortunios y penas,
Con la fuerza de un Tsunami.

Dedicado a mi hijo


Colaboración de Nerucha

Cuba
Escríbele
Ningún comentario