Enmudecida

Estoy de pie frente a ti
puedo sentir como mis pies de a poco me anclan al piso.
No puedo salir.

No sé si quiero irme.

Te miro fijamente
tus enormes ojos oscuros.
cuesta ya no verme en ellos.

¿Cómo llegamos a esto,
en qué momento se diluyo lo que fuimos?

Parada allí
y no reconozco lo que veo,
somos lo que la tristeza
fue dejando de nosotros.

Puedo ver como las palabras,
tantas, buenas malas pero tantas,
nos envuelven, nos encierran.
Parece que aún hay mucho para decir.

Abandonamos todo lo que teníamos,
todo lo que con tanto esfuerzo conseguimos.
¿Cómo se puede perder algo que fue bueno?

Por lo menos lo fue para mí.

¿Te acuerdas? ¿Recuerdas lo que fuimos?
Lo que tuvimos que vivir para entender
que ese chispazo no fue un sueño, ni mera casualidad.

Para demostrarnos que a veces existen amores así
casi idílicos, casi increíbles.

Esos amores que te cambian por dentro
que te transforman,
que te engrandecen.

Intento moverme,
te juro quiero hacerlo
quiero huir de una vez por todas de tu recuerdo,
y de tu presencia.

Y empezar de nuevo.
Intentarlo.

Estoy de pie frente a ti,
y siento como el alma se me desarma.
Creí que ya no estabas.

Me equivoqué.

Pensé que una historia como la nuestra
no merecía un final así
Pero de nuevo...
Me equivoqué.

Y allí te veo,
Simplemente,
El dolor nos ha cambiado.

Estoy de pie frente a ti,
Sin una parte del corazón

Inmóvil

Enmudecida.

Sepan disculpar... solo es un burdo intento de despedida. Ojalá fuese así de simple.


Colaboración de Caro Gatica

Argentina
Escríbele
Ningún comentario