Fénix

Yo que no he tenido nunca un oficio fijo.
que ante todo competidor me he sentido débil.
que aun sabiéndome bueno, dudo de mis capacidades.
que perdí los mejores títulos para la vida.
que no sé conservar un hogar o una familia.
que nunca fui padre o abuelo aun teniendo hijos y nietos.
Que he sido reprendido justa e injustamente por mis hermanos,
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos.
que me aferro a mi sombra y me arrimo a las paredes para no caer del todo.
que soy objeto de risa para algunos y para mí mismo.
que creí que mi padre era eterno y luego supe que ni era eterno ni era padre.
que he sido humillado por profesores de literatura.
que poseo la altivez del roble y la estupidez del pavo.
que me he esforzado por forjar una apariencia exterior de roca, para resguardar un muy frágil corazón repleto se sentimientos incomprendidos (de lo cual me lamento).
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada.
que ya no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida.
que he sido abandonado por muchas personas que decían amarme.
que me excuso en mis males para justificar mis fracasos y derrotas.
que no conservo amistades ni amores porque casi no hablo.
que tengo vergüenza por actos que no he cometido y por algunos que si cometí.
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle frenéticamente, sin un rumbo cierto, al encuentro de alguien que no me espera.
que he perdido un centro y un horizonte que nunca tuve.
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo.
que no encontraré nunca quién me soporte porque rayo en la bipolaridad.
que traté de salvar a las putas de su camino herrado y emputecí a otras tantas pseudosantas.
que fui preterido en aras de personas más miserables que yo.
que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces más burlado en mi ridícula ambición.
que estoy cansado de recibir consejos que no pedí, de otros más aletargados que yo;("Ud. es muy quedado, avíspese despierte").
que nunca podré viajar a Nueva Zelanda o a las cataratas del Niágara.
que he recibido favores sin dar nada a cambio.
que he dado todo sin recibir nada a cambio.
que creo fielmente en la amistad y aun espero el amor platónico.
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma.
que me dejo llevar por falsas ilusiones y reprimo mis sueños porque no encuentro la fuerza para echarlos a volar.
que no tengo una personalidad conciliatoria ni quiero tenerla.
que todo el día mascullo mi rebelión.
que no he hecho nada por nadie.
que me revelo ante todo signo de injusticia, pero no hago nada por combatirla.
que me desespero por todas esas cosas y por otras cuya enumeración sería interminable.
que no puedo salir de mi prisión.
que no encuentro el camino de regreso a casa.
que dudo del amor de todos los que me aman.
que he sido dado de baja en todas partes por irreverente.
que me niego a reconocer los hechos.
que siempre babeo sobre mi historia grandiosa y falsa.
que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento.
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido volver a encontrarlo.
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo y muy a menudo (mas de lo que quisiera) siento esos deseos.
que llego tarde a todo y tengo una tonta excusa para hacerlo.
que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas.
que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable.
que no soy lo que soy ni lo que no soy.
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque en ciertos momentos haya sido humilde hasta igualarme a las piedras.
que he vivido todos mis años en el mismo círculo.
que me lamento de todo lo que me pasa y lo que no me pasa.
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado.
que muy adentro de mi creía que no era de este mundo y que algún día me transformaría en un ser superior.
Que tengo la tenaz arrogancia de creerme distinto a los demás
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo y casi nunca mi mente.
Que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo y crear de mi indolencia y mi extravío una frescura nueva.
y obstinadamente pervivo en aras de nuevos sueños y nuevos fracasos….
Yo, renaceré de todas mis miseria una vez mas y aun me levantaré del suelo más ridículo para seguir soñando y burlándome de los otros y de mí hasta el día del juicio final.



Colaboración de Edilberto Prieto

México
Ningún comentario