La dicha y desdicha en las manos de la drogadicción

Dicha, es un estado de ánimo que un ser humano experimenta donde se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno, eso suele decir cualquier persona que ha llegado a los brazos de la drogadicción, donde dice sertirse elevado, ríe a carcajadas y en donde cree que es lo único sublime que puede tener, donde segun ellos tocan el cielo con sus manos y donde solo consumir es la felicidad plena.

Se alejan de familia, amigos que pueden dar una orientación y cuando les hablan de psiquiatría y psicólogos nuevamente se ríen y dicen no estar locos. Hasta que llega el ángel de la desdicha ese que les hace tocar con sus manos el infortunio, la infelicidad y la desventura. Llega por fin ese momento que ningun ser humano consumidor de sustancias alucinógenas se imagina que puede llegar por que fue capaz de decir que lo podía controlar, llega por fin la desdicha, esa situación o suceso que produce gran dolor y sufrimiento y por la que nadie quiere vivir ni atravesar un momento en donde la tristeza comienza a realizar su mejor faena y en donde esa relación de poder.

Donde unos la fabrican y comercializan, mientras otros solo tienen el poder de consumirlas. Es por eso que hoy te invito a no continuar en esta relación, que te corroe y destruye lo mas importante que siempre tendrá el ser humano en toda su existencia la familia.



Colaboración de Arcopay

Colombia
Escríbele
Ningún comentario