Mi vida

Tus ojos, tus ojos te delatan, te has relajado en la vida, y ahora todo es cuesta arriba. Siente que no tienes un pasado, un futuro muy incierto y un presente en el que mientes. No valoras tus apoyos, y el orgullo te desata, cuando va llegar el día en el que digas basta. Dices que te deje en paz, que ese humo te relaja, que ya no puedes mas, tienes la moral muy baja. Solo tú, puedes explicar al mundo, que no te puedo ver mal, y en tus lágrimas me hundo. El era feliz, con su vida completada, su mujer y sus dos niños, era su vida deseada. Nunca hubo lujos, solo esfuerzos y trabajo, disfrutaban con poquito, viendo sonreír a sus niños.

Pero un dia injusto él se queda sin trabajo, y su vida se desarma, las facturas e imprevistos le hacen perder la calma.

Su mujer es luchadora, pero los niños muy pequeños.

Ella decide salir a trabajar solo fines de semana,  en un bar de camarera, algo para poder tener comida en la nevera. El todos los días, se levanta muy temprano a ver si le sale algo, una oferta de trabajo. La asistenta social, le dice, te voy a ayudar, pediré pañales y leche, para tu bebé.

La situacion les supera, ella llora, y él se enfada, se siente impotente, su vida frustrada.
Lucharán en un solo rumbo y cambiará su situación, o quizás servicios sociales, a hijos dará en adopción. Hoy en otro día mas de estas vidas así estan hoy... desgastados por no tener la estabilidad del trabajo deseada.

La vida misma


Colaboración de Carolina

España
Ningún comentario