Nunca digas nunca jamás

No, nunca digas sin pensar
de esta agua yo no he de beber,
te puedes en ella ahogar,
amor, mira lo que hay que ver,
hay quien no puede agua tomar
y hay quien puede beberse el mar

Nunca digas nunca jamás
ya que lo que no puedes ver
en tu casa lo has de tener
si dices no, te toca mas

Las tormentas ahí en un vaso
solo llevan hacia el ocaso
no te vayas a hundir en el
pues eso no tiene ya caso
pues solo mojarás tu piel

El agua que no has de beber
no la vuelvas de ti rehén
debes de dejarla correr
y dile vete y dile ven

Y si ella pasa por tu casa
ya sabes es lo que ha de ser
que no es una arrugada pasa
la que triste murió de sed

Recuerda que tras la tormenta
atrás siempre vendrá la calma
y si a ella, alguien a ti te avienta
ven y agárrate de mi palma.

Nunca digas nunca


Colaboración de Mario Recamier

México
Escríbele
Ningún comentario