A mi padre
A mi padre

 

Nunca pensé que me harías tanta falta, ahora que no tengo tu presencia,
cierro los ojos y te recuerdo y es que aún no me acostumbro a tu ausencia.
No puedo resignarme el haberte perdido, ¡si pudiera retroceder el tiempo!,
me sobrarían las palabras para decirte todo lo que por ti yo siento.

Padre mío escucha a tu hija que hoy te está pidiendo perdón,
por no haber sabido demostrarte todo lo que por ti sentía mi corazón.
Jamás te dije cuanto te quiero y no sabes como estoy arrepentida,
por poder decírtelo ahora daría parte de mi vida.

Tuve para darte tanto amor y aún así no supe demostrarte mi querer,
lo que siempre llevo en el pensamiento es que me enseñaste a mis errores reconocer.
No puedo conciliar el sueño y es que no te aparto de mi mente,
papito lindo aunque ya no estés, en mi corazón estarás siempre presente.

Sé que tuviste muchos errores como cualquier ser humano, te lo puedo asegurar,
de tu boca salieron mil palabras, pues esa es mi única verdad.
Papito lindo, no sabes la falta que me haces, sin ti todo es diferente,
me siento perdida, te extraño tanto, me siento extraña entre toda la gente.

Quiero suplicarte padre querido hoy que estás al lado del señor,
que por favor no me pierdas de vista, pues hoy sin ti no tengo rumbo ni dirección.
Ya no te veo con los ojos que Dios me ha dado, aquellos con los que te veía cada mañana,
hoy papito lindo de esa forma no te veo, pues hoy te miro con los ojos del alma.

Es tan cierto lo que decías que si me faltas sola quedaré,
hoy que ya no estás en esta vida padre querido ya lo comprobé.
Nada quiero reprocharte pero porque tenías que partir,
me has dejado tan sola y es que me has dejado sin ti.

Sin ti perdí la ilusión de saber que alguien me querría
sin ti padre querido sin ti he perdido la alegría.
Papito lindo dime el camino, ¿dónde te puedo ir a buscar?,
te juro que he de encontrarte y que no nos volveremos a separar.

 

Colaboración de María
Perú

Escríbele
Ningún comentario