Huyamos
Huyamos

 

¡Huyamos! No para siempre, ni por meses, ni siquiera por días, ni por muchas horas.

¡Huyamos! Pero no del país, ni de la ciudad y me temo que tampoco de casa.

¡Huyamos! No por cobardía, ni mucho menos para dejar la lucha constante que es la vida.

¡Huyamos, mi querida fémina!
Huyamos, huyamos sentados, sin siquiera movernos de donde estamos; tú allá al frente y yo acá del otro extremo.

Huyamos, huyamos sólo un momento. Quitémonos a mirada la pesadez que acumula el calendario.

Huyamos, huyamos lejos, perdámonos en pensamientos quiméricos, en sonrisas furtivas y resguardémonos en lo exquisito de la ocasión compartida.

Huyamos, pero huyamos ahora porque el tiempo es envidioso, egoísta y algo reticente y no me dará más que ese pequeño lapso para decirte una vez más:

¡Huyamos! Por favor, huyamos, antes de que tu mirada se desenfoque, te levantes y lo recibas a él con el abrazo que yo envidio.

 

No tengo más para decir que he huido ya sin ti en tus propios ojos.

Colaboración de Luisaguarin93
Colombia

Escríbele
Ningún comentario