Todo está en la mente
Todo está en la mente

 

Cómo salir de ti mismo olvidando aquellas historias que marcaron infinitas heridas imborrables. Donde el péndulo de la vida se hacía eterno, sin parar jamás. Donde las manecillas del reloj eran impulsadas por sí mismas haciéndose dueñas de los minutos y horas que no volverán jamás. Incrustadas en la mente como sonetos en unos libros de aquellos que quedaron atrapados en el éxito del telón.

 

Colaboración de Vásquez
Chile

Escríbele
Ningún comentario