Viejos tiempos
Viejos tiempos

 

Escribí esto pensando en una vieja amiga y quería darlo a conocer.

Todos hemos perdido a alguien vital en nuestras vidas, algún amigo, familiar, la persona que más amábamos o ¿por qué no? una mascota, alguna de esas pérdidas fueron por peleas absurdas, porque ya no están en este mundo o porque así tenía que ser, en fin… Por muchas cosas, pero no dejan de ser pérdidas ¡Pérdidas irreparables!

Y digo irreparables porque de una u otra forma esa persona llega cambiando el camino de nuestras vidas, pero ahora escribo esto porque yo perdí a alguien, una amiga que me cambió la vida, una persona que nunca se imaginó que solo con decirme ¡hola! empezaría una gran amistad, al principio era como todo, una compañera más de la escuela, pero con el tiempo eso cambió, y éramos amigas (las mejores), fue una época muy divertida y la mejor (hasta el momento)

¿Por qué?... Porque ahora sé que eso fue real, porque fueron los momentos más sinceros que nunca habíamos pasado con alguien, todos esos momento juntas, esas risas que hacían que nos doliera el estómago de tanta felicidad, las charlas interminables de nuestras vidas, aquellos secretos que juramos nunca revelar, las peleas en las que nos metíamos defendiéndonos una a la otra, los regaños que nos daban por las travesuras que planeábamos…

Todas las llamadas que aparecían en el recibo telefónico y por las cuales nos culpaban que llegaba caro, los festejos de algún día importante, las cartas o recaditos entre clase y clase, las reuniones en nuestras casas para según hacer alguna investigación… “Como todo” también están los momentos tristes, las veces que necesitamos platicar con alguien o simplemente un abrazo para sentirnos bien, cuando necesitábamos un par de oídos para desahogarnos de aquello que nos acechaba…

El hombro de alguien para llorar con toda la confianza de saber que nos dará su apoyo, las veces que solo con mirarnos a los ojos, sabíamos lo que queríamos decir.

Son tantas cosas que por diferentes razones tuvieron que acabar y ahora es la época que más extraño. Aunque tomamos distintos caminos, de mi parte hay una gran lazo que me une a ti, porque solo tú me conociste como realmente soy, contigo no tenía que aparentar nada y tú menos, ahora todo es distinto…

Te preocupas mucho por la opinión de los demás y eso es lo que te impide ya no poderte mostrarte tal cual, y más ahora con esa que se dice llamar tu mejor amiga, llena de mentiras, farsas y superficialidad, acepto que yo al igual que tú cambié, “no sé si para bien o para mal” pero lo hice, y no sé porque tenía que suceder así, pero si algún día en el futuro de nuestras vidas nos volvemos a encontrar, te saludaré con alegría y te regalaré una enorme sonrisa, agradeciéndote que a pesar de todo hayas marcado una diferencia en mi vida, y me tragaré el orgullo que no me dejaba ver lo que realmente sucedió…

Te escribo esto, porque es lo que siento y aunque las cosas ya no sean como antes, estoy bien…

Porque sé que esto fue una de las cosas más sinceras que jamás haya vivido, porque esta gran amistad estuvo llena de inocencia y eso fue lo que me dejaste… “La amistad más sincera e inocente que he tenido y la cual conservará su lugar en mi corazón”.

 

 

Espero que reflexionen y valoren día a día a todas las personas que los rodean.

Colaboración de Tnt
México

Escríbele
Ningún comentario