Gracias Señor,
Gracias Señor,

 

por todo cuanto me diste en el año que termina,

Gracias por los días de sol y los nublados tristes,

por las tardes tranquilas y las noches oscuras.

Gracias por la salud y por la enfermedad,

por las penas y las alegrías.

Gracias por todo lo que me prestaste y luego me pediste.

Gracias Señor, por la sonrisa amable y por la mano amiga,

por el amor y por todo lo hermoso y por todo lo dulce,

por las flores y las estrellas,

por la existencia de los niños y de las almas buenas.

Gracias por la soledad, por el trabajo, por las inquietudes,

por las dificultades y las lágrimas.

Por todo lo que me acercó a ti.

Gracias por haberme conservado la vida,

y por haberme dado techo, abrigo y sustento

Gracias Señor.  Gracias Señor.  Señor.

¿Qué me traerá el año que empieza?

Lo que tú quieras Señor,

pero te pido fe para mirarte en todo,

esperanza para no desfallecer,

y caridad para amarte cada día más,

y para hacerte amar entre los que me rodean.

Dame paciencia y humildad,

desprendimiento y generosidad,

dame Señor, lo que tu sabes que me conviene

y yo no se pedir.

Que tenga el corazón alerta, el oído atento,

las manos y la mente activas,

y que me halle siempre dispuesto a hacer tu Santa Voluntad.

Derrama Señor, tus gracias sobre todos los que amo

y concede tu paz al mundo entero.  Así sea.


Gracias Señor.  Gracias Señor.   Amén.

 

Colaboración de Edwin Obando

Escríbele
Ningún comentario