pensamientos, reflexiones, autoestima y motivacion
reflexiones, pensamientos, poemas de amor, poemas romanticos, autoestima y cartas de amor
poemas de amor, poemas romanticos, cartas de amor, poemas tristes

Home   Pensamientos    Reflexiones   Poemas   Contacto

Carta de un hombre triste

 

Hace dos días te vi y estabas tan linda, parada en esa esquina, esperando... No sé que, no me viste, pero fue mejor que no me vieras, porque ahora solo soy la sombra de lo que alguna vez fui, solo soy un payaso que finge ser feliz, teniendo un gran dolor en el alma, pero al verte, volví a sentir la fuerza de ese amor que creía muerto y olvidado, y renació de pronto en mi corazón el recuerdo de aquellos momentos junto a ti, quise detenerme a hablarte, pero comprendí que el ayer... El ayer se había ido.

Los días aquellos, se han ido, las hojas de los árboles comienzan a caer con el llegar del otoño, vuelan con el viento y se llevan mis sueños. Las golondrinas que alguna vez adornaron con sus cantos nuestro amor, se han ido, la rosa que un día me diste comienza a convertirse en polvo dentro del libro en que pretendí ocultarla. Ha pasado mucho tiempo desde la ultima vez que te vi, y aunque no lo creas he comenzado a extrañarte de una forma casi enfermiza, y así como antes sentí la necesidad de alejarme, ahora tengo una añoranza terrible de tus besos, de tus manos, de tu abrazo, de tu cuerpo.

Siento, como si me faltara algo, como si tuviera un gran hueco en el estomago, es más, es como si no lo tuviera, es como la ansiedad que siente un pez al estar fuera del agua y no puede respirar. Solo tengo esas ganas de correr hacia ti, pero me siento atado, y hasta en ocasiones… No te voy a mentir… ¡He tenido ganas de llorar...! ¡Ganas de morir...! Desde que te fuiste, cada noche me siento junto a la ventana a leer las cartas que te enviaba, hay ocasiones en que la lluvia golpea el cristal como para decirme que no estás…

He tenido muchas noches de soledad, noches en que ni siquiera brillan las estrellas, como cuando las contemplabas tú, solo queda el silencio de un alma que llora, que implora tu regreso. Las flores de mi jardín se han ido marchitando, y noche a noche parecen morir de tristeza... El aire de la noche es cada vez es mas frío, pero la luz de la luna que entra por mi ventana, es la misma que nos alumbraba cada noche, muchas cosas cambian, ni yo soy el mismo, ni tu eres la misma de ayer, pero la luna siempre será la misma para los dos.

Dime si es que puedes escuchar el silencio de la noche que parece platicar con mi soledad, con tu recuerdo... Ese silencio que parece terminar con la melancólica luz de luna, esa que aún ha de abrazar tu cuerpo y que algún día adorno nuestro amor, pero ahora el silencio opaca mi voz, al gritarte que vuelvas, y se burla de mi soledad, al no poder abrazarte... Al ver las lágrimas que de mis ojos han comenzado a caer.

 

Colaboración de Ángel Sucedo (Porthoss)
México

 

 


¿Te  gustaría  que  tus escritos aparezcan en Tu Breve Espacio? Te doy el crédito por tus colaboraciones. Haz click aquí

También dime si deseas que ponga tu correo en tus colaboraciones o no.

¡Gracias!