Dejemos de reír hipócritamente
Dejemos de reír hipócritamente

 

Dejemos de reír hipócritamente
de cantar himnos de amor y alegría,
de fingir que todo marcha correctamente,
que no hay ríos fuera del caudal,
dejemos para más tarde la diplomacia
las buenas palabras, las sonrisas burdas
Y de cerrar los ojos a
¡esta cruel realidad!

Tan sólo quiero preguntarles
si ustedes pueden dormir en paz
de verdad la conciencia no le mata por las noches
puede usted el sueño conciliar,
cuando hay miles de niños que no tienen techo
ni siquiera un pedazo de pan,
que el hambre les taladra el cuerpo por la noche
y que si logran dormirse, no quieren despertar…

¿O se siente orgulloso de la escuela particular de sus pequeños?
¿Del chofer y la niñera?
¿De su ropa?, ¿de marca?, ¿del juguete que le dio en navidad?
cuando hay miles de chiquillos jugando a matar y
otros que han hecho de la calle su escuela
y muchos que viven en la soledad,
porque no tienen padres que les cuiden
porque tal vez en la guerra están,
y la madre por conseguir el pan de cada día, los deja en casa para ir a trabajar…

¡Vamos! aplaudamos al progreso,
a nuestro mundo desarrollado
a la inteligencia del ser humano;
aplaudámosle a Shakira,
a Ronaldo y sus goles
a la selección nacional,
preocupémoslos porque el vecino tiene un auto nuevo y correr uno nuestro cuanto antes a comprar;
aferrémonos a esta estúpida y consumista vida
y ¡con un demonio! ¡Alguien dígame!,
¿qué paso con la espiritualidad?
¿Qué pasó con aquello del amor al prójimo?
¿Y de vivir para ayudar?

Del respeto a la madre naturaleza,
nos estamos comiendo a nuestro mundo
estamos destruyendo, nuestro hogar
¿y el valor de la familia?
¿Y el respeto de los hijos a los padres?
¡Hemos cruzado la línea de la libertad!
¿Qué pasó con la inocencia de los niños?
¿Dónde quedaron los valores?
¿El respeto a nuestros viejos?
¿Es que acaso olvidamos como escuchar?
nuestro mundo desesperado
¡por un cambio clama!
nos pide respeto, nos pide conciencia
¡qué ya nadie sabe para donde va!

Es hora compañeros de retomar el camino
de luchar por un mejor mañana
de llenar de inocencia a nuestros niños y de enseñarles con amor
¡a su mundo cuidar!
necesitamos empezar nuestro cambio ahora mismo,
¡y para eso hay que empezar en el hogar!
hay que recordar el valor de la familia
¡qué es ahí donde la sociedad se empieza a formar!

Necesitamos más padres preocupados por sus hijos,
madres más atentan y amorosas
y en las escuelas,
maestros entregados verdaderamente a su labor,
recordad que en nuestras manos
esta la fuerza del mañana y
los futuros dueños de la humanidad

¡Qué ellos son nuestra esperanza!
¡Pintemos de verde su andar!
¡Hagamos las noches más claras!
cantemos un himno en un sólo idioma
que sea cantado por el mundo entero,
¡en una sola voz!
cantemos todos juntos hermanos míos
¡un himno en el idioma del amor!

 

Colaboración de Alicia Moreno (La loba)
México

Escríbele
Ningún comentario