poemas, poesia, poesias poemas de amor, poemas romanticos
poemas de amor, poemas romanticos, cartas de amor, poemas tristes

Home   Pensamientos    Reflexiones   Poemas   Contacto

Antología del amor prohibido de una joven amante

 

He buscado respuestas a este sentimiento,
en mi conciencia, razón , en todos mi lamentos...
y definitivamente nada he encontrado,
solo palabras reducidas en un sentir complejo,
tal vez,
la esperanza egoísta de mi alma y cuerpo,
que algún día se quede por siempre a mi lado
junto a todos mis anhelos...
hacen que lo ame tan inmensamente
hasta convertirme
en un trapo viejo,
viejo y desolado
en el mas bello,
misterioso, denigrante de los cuentos,
poco digna y desechable,
con vergüenza de mirarme al espejo,
de ver frente a mis ojos,
el retrato de mujer cualquiera,
dando besos cautivos a un amor pasajero,
que solo busca mi cuerpo, mi piel,
mis caricias, mis besos.

No puedo negar...
me gusta...
recorrer cada espacio de su piel con mis dedos...
sentir que es mío por un segundo
y gemir entre sus brazos
el bello sentir de nuestros cuerpos,
con mis labios secos de tanto fuego
enloquecida por su excitante, ardiente aliento
y mis ojos emocionados y ansiosos de un te quiero,
ay... ¡estremezco!

Pero no tarda en llegar el momento
maldito momento...
debo recordar...
soy un trapo viejo,
un repuesto
un escape de rutina,
última en sus pensamientos
un paraíso hecho de cenizas,
cenizas podridas en el infierno,
causante de su vergüenza
y de su mas horrible secreto
plato de segunda mesa...

Una sombra en el espejo,
mujer que no existe en su más simple y fugaz anhelo
ni en sus calles
ni en sus días,
ni en sus noches de estrellado cielo
ni en sus penas,
ni fantasías
de un gran amor perpetuo.

Por ser su amante,
con su ausencia me castiga,
y migajas de vez en cuando da
de caricias y placeres a escondidas,
ni una gota de amor en sus besos...
proclama ser un infiel sincero
que es feliz junto a su familia,
solo cabida en su sexo tengo,
victimaria en mi propia agonía,
basura podrida recogida...
que desecha y luego busca
cada vez que ganas tiene
de calmar sus lívidos deseos
y su tan desequilibrada hombría...
pero ¡basta!, diré algún día
cuando deje de amarlo,
y cambie este llanto por risas...

Mientras aquí en sus ojos
vivo viendo un sincero no te amo
tan sincero que hasta el pecho me hace trizas.

Sin pedir nada a cambio
le digo mi amor, te quiero,
él dice...
permitirme quererte yo no puedo...
¿Cómo creer en sus palabras,
si de mentiras y engaños existe lo nuestro?
De tantas y tantas cosas que pienso
al mismo lugar siempre llego
sé... no me quiere,
solo busca cumplir eróticos sueños
solo pasión por la carne
falsa ilusión de mi corazón,
ser primitivo, sin humildad,
egoísta en sus sentimientos...

Mi mayor alegría y mi gran desconsuelo...
sin su te amo mi cuerpo entrego,
y yo empapada de este amor sediento
quedo con el pecho vacío
sabiendo que de otra son sus besos,
dueña de un sentimiento puro y bendecido,
inocente de nuestro pecado
ignorante de nuestros encuentros,
dueña de su amor
de sus caricias,
de sus besos,
de sus noches, días...
y de todos mis anhelos.

En tristeza me he convertido
anulando mis sentimientos,
apretando mi corazón cada vez
que se escapa un te amo de mi pecho,
y cuando hacemos el amor...
siento el castigo mas inmenso
cuando mi cuerpo acaricia con pasión ,
y roza por mi piel, el filo de un anillo que lleva
bendecido entre sus dedos,
cicatrices profundas deja en mi alma ,
recordándome...
para ti... seré siempre ajeno...
como no ver el brillo de ese anillo...
tan intenso y bendito es...
hasta mis pupilas quema su reflejo
y un puñal es para mi corazón,
que su presencia entre los dos ignorar no puedo,
el es testigo de su gran amor ,
amor que yo no soy,
y sobre mi piel herida deja mi ilusión ,
desconsuelo en mis sentimientos
y un ardor en mi corazón...

¡Ay Dios! quisiera huir de este tormento,
¡huir!, ¡huir!...
¡huir! de este amor...
y desechar en el camino todos sus recuerdos...

Pero ¡no! ¡no!
No es que yo no quiera
Simplemente yo no puedo...

Ahora, solo queda...
cerrar mis ojos,
sin decir nada, guardar silencio...
dejar ignore, como siempre, mi dolor...
cada vez que hacemos el amor...
y acaricia con un puñal de oro mi pecho.

 

Para mi gran amor prohibido...
G. de Carolina

P.D. Jamás olvidaré los momentos compartidos, pase lo que pase... En mi corazón quedará el sueño de un amor que simplemente fue y el tiempo que duró me hizo inmensamente feliz y mil gracias por ello, por circunstancias de la vida todo llega a su fin, pero ello no calmará mis ansias de amar, sino, hará cada vez mas intenso el deseo y la esperanza de volver a verlo, volver a sentir el fuego de este amor, fuego que en mi no apagará jamás.

Porque el amor verdadero no se termina, llevaré tatuadas en mi piel sus caricias, sus besos en mis labios y su sexo en lo mas profundo de mis entrañas y sentir de mujer, llevaré todo su sabor en mi boca, todos nuestros encuentros quedarán reservados en lo mas profundo de mi corazón, será mi gran tesoro, tesoro que esperaré encontrar siempre en mi camino y el día que lo encuentre y no se escape nunca mas de mi lado, no habrá mas dicha en mi vida que me haga sentir mas feliz.

Aunque se estas líneas no son mas que filosofía, desde mi realidad mas intensa nace un sincero “te amo” para usted...

Para ti mi amor G. de Carolina.

 

Colaboración de Carolina Siggelkow López
Chile

 

 


¿Te  gustaría  que  tus escritos aparezcan en Tu Breve Espacio? Te doy el crédito por tus colaboraciones. haz click aquí

También dime si deseas que ponga tu correo en tus colaboraciones o no.

¡Gracias!

links  y  galardones