poemas, poesia, poesias poemas de amor, poemas romanticos
poemas de amor, poemas romanticos, cartas de amor, poemas tristes

Home   Pensamientos    Reflexiones   Poemas   Contacto

No pierdas la fe

 

Una joven de 18 años soñaba con que su familia la acompañara a todos los eventos de la iglesia a la cual ella asistía, pero les era imposible; sin embargo, ella no se daba por vencida y todos los días le pedía a Dios en sus oraciones que le demostrara a su familia que
El era lo más importante en cada una de sus vidas.

Le ofreció rosario y cualquier cosa por difícil que fuera, con el fin de encontrar el momento donde su familia y ella pudieran estar junto a El.

Un 28 de marzo del 2002, jueves santo, obligaban a la joven que fuera con su familia a la finca de paseo, por la semana santa.

Ella se rehusaba debido a que no quería faltar a la procesión donde iba a participar con el papel de la Virgen Dolorosa y realizar 150 antorchas con su grupo juvenil para distribuirlas en la procesión.

La madre enfadada, le prohibió a la joven todo, pero ella sin prestarle atención se negó.

Luego en la mañana todos parten hacia la finca excepto la joven que se quedó sola y contenta, porque estaría mas cerca de Dios y haría el papel de su madre en la noche del viernes.

Pero hubo una tragedia donde toda la familia reaccionó y se dio cuenta que estaba cometiendo un grave error.

Regresaron de emergencia cuando recibieron una llamada de que su casa estaba en llamas y la joven desesperada había perdido todo, desde sus libros, cama, ropa, todo y lo único que conservaba era el vestido con el cual representaría a la virgen en la noche del viernes santo.

Ella lloraba desconsolada por la tragedia; pero en su llanto, le dio las Gracias a Dios incansablemente, porque esa fue la medida que el tomó para hacer reaccionar a sus padres y hermanas y se dieran cuenta que El estaba presente.

De allí todos fueron juntos a la iglesia, acompañaron a la joven a la procesión y ella estuvo feliz de que Dios le cambiara su vida y renaciera una familia nueva que no le prohibiera asistir a ningún evento desde entonces.

Nunca pierdas la fe, pide, que lo mas fuerte es la oración, y Dios nunca dice no, solo busca la manera de que te des cuenta de las cosas por muy dolorosas que sean.

 

Bendiciones, es mi historia. Ahora tengo 21 años y soy catequista de confirmación. Cada vez me demuestra Jesús que nunca nos abandona.

Colaboración de Angélica A. Rodríguez P.
Panamá

 

 


¿Te  gustaría  que  tus escritos aparezcan en Tu Breve Espacio? Te doy el crédito por tus colaboraciones. haz click aquí

También dime si deseas que ponga tu correo en tus colaboraciones o no.

¡Gracias!

links  y  galardones