poemas, poesia, poesias
reflexiones, pensamientos, poemas de amor, poemas romanticos, autoestima y cartas de amor
poemas de amor, poemas romanticos, cartas de amor, poemas tristes

Home   Pensamientos    Reflexiones   Poemas   Contacto

Historia del amor

 

Un día cuando el mundo estaba como perdido, estaban todos los sentimientos reunidos para arreglar la situación, cuando de repente dice la inteligencia
-¡Ya se como podemos pasar los días mejor!- por supuesto ella siempre tan inteligente
-¡Jugaremos a los escondidos!-

Pero de repente se presentó otro problema, a la tristeza como siempre, tan triste, no le alegraba el juego, y el aburrimiento no quería jugar porque decía que el juego no le entretenía, que para el era mejor pasar los días tras una piedra.

La alegría, que no era fácil de controlar, siempre tan alegre, no escuchó nada.

Pero aún faltaba la esperanza, el amor, la pasión y la ternura.

Ésta última era tan tierna, decía que para ella era difícil esos tipos de juegos, que mejor se pasaba los días en los campos respirando el perfume de las flores.

La pasión, siempre tan apasionada, estaba pensando en qué haría luego.

En eso llega el amor y dice:
– No se por qué están tan desalentados, y comenzó a brindarle amor a cada uno de los sentimientos que estaban presentes.

Cuando de repente llegó la esperanza y comenzó a ayudar al amor sin decir una palabra y sin cansarse hasta alegrarlos a todos.

Cuando ya estaban todos los sentimientos motivados, dice la alegría:

– Yo me quedaré, escóndanse todos que yo los encontraré –

La alegría cuenta hasta mil y comienza a buscarlos. A los pocos metros encontró al aburrimiento, aburrido tras una piedra. Unos minutos más tarde, encontró a la pasión y la ternura en los campos de flores muy apasionados jugando entre los pétalos. Siguió buscando y entre las ramas de los árboles encontró a la tristeza muy triste porque ya no le gustaba el juego.

La esperanza, siempre tan buena, se descubrió para ayudar a la tristeza.

Cuando el juego estaba terminando se hacía más difícil, ya que faltaba el amor y la inteligencia.

La alegría regreso al árbol donde había contado y encontró a la inteligencia detrás de éste, aún faltaba el amor. Entonces la tristeza se detuvo y se dijo así misma:
– He buscado por todas partes y no he visto nada, ya sé donde puedo encontrarlo –

Y se dirigió al rosal que estaba muy cerca de allí. Cuando estaba muy silencioso buscando, escucha unos gritos entre las ramas como si estuvieran llorando o lamentándose de algo.

La alegría se dirigió hacia las ramas y descubrió al amor enredado entre las espinas y con los ojos ensangrentados, entonces la alegría le dijo:

– Perdóname amor, se que por mi culpa ahora te sientes mal, se que te debo la vida, no me abandones, que yo nunca te abandonaré.

Por eso se dice que el amor es ciego y la alegría siempre lo acompaña.

 

Autor: Osmel Chapman Pérez

Colaboración de Daniel Otero Baguer
Cuba

 

 


¿Te  gustaría  que  tus escritos aparezcan en Tu Breve Espacio? Te doy el crédito por tus colaboraciones. Escríbeme

También dime si deseas que ponga tu correo en tus colaboraciones o no.

¡Gracias!

links  y  galardones