poemas, poesia, poesias poemas de amor, poemas romanticos
poemas de amor, poemas romanticos, cartas de amor, poemas tristes

Home   Pensamientos    Reflexiones   Poemas   Contacto

Sueño deseado

 

Un día de Octubre, cerca del 27, alejada un poco de la rutina diaria de una adolescente de catorce años, (estudios, familia y amigos) recordé que ya iba a cumplir quince primaveras como solemos decirle, tal vez por la ilusión.

Y estuve pensando qué quería de regalo para ese día tan anhelado.

Miré mi cuarto estaba bello, en el armario tenía ropa aun sin estrenar, lo mismo con los zapatos, y pues libros me sobraban, a decir verdad era lo último en lo que pensaba.

Me levanté y me miré en el espejo, luego volví a la cama.

Comencé a recordar los buenos momentos de mi niñez, indudablemente mis ojos se llenaron de lágrimas y la nostalgia invadió mi espacio, al cabo de llorar largo tiempo, pasó la nostalgia, sequé mis lágrimas y pasó el día.

Por la noche cuando me acosté en mi cama para ir a dormir, comencé a orar como suelo hacerlo desde niña y en mi charla con Dios, le comenté que quería que me regalara para el día de mi cumpleaños un sueño: si, quería soñar con mi papi, que tenía cinco años de haber fallecido, y yo quería volverlo a ver...

Llegó la mañana del 27 y aun despierta, inconscientemente no quería abrir mis ojos, y mucho menos levantarme pues no había soñado nada... cansada de esperar y harta de no soñar me levanté y viví ese día como otro día más en mi vida. Pero el deseo de verlo estaba en mi corazón y crecía cada vez más...

Pasó el tiempo y la vida continuó para mí. Una noche llegué de la universidad agotada, y casi vencida por el sueño, antes de dormir como siempre hablé rápido con Dios, le di gracias por el día, y me acosté a dormir: en la mañana me desperté llorando de alegría y dándole gracias a Dios por haberme concedido mi regalo de 15 años, después de dos años.

En efecto, soñé con mi papa como tanto anhelé: pero también comprendí de cuanto lo amaba, aunque crecí sin él, comprendí que la muerte solo la causa el olvido, y que en realidad los sueños, no nos alejan de nuestro profundo sentir.

Comprendí que la sabiduría de Dios es infinita y que todo tiene su tiempo; pues si hubiese soñado cuando tenía 15 años, no hubiese podido comprender lo que hasta entonces pude.

Y ese fue mi verdadero regalo.

 

La vida es un rompecabezas, y la pieza clave para armarla es Dios, su sabiduría es infinita, y sus potenciales ilimitados, el siempre oye la oración del justo. Pero la decisión es tuya. Lucha y reclama lo que anhelas, a fin de cuenta el sabio obtiene lo que su corazón anhela...

Colaboración de Jehirilyth
Venezuela

 

 


¿Te  gustaría  que  tus escritos aparezcan en Tu Breve Espacio? Te doy el crédito por tus colaboraciones. haz click aquí

También dime si deseas que ponga tu correo en tus colaboraciones o no.

¡Gracias!

links  y  galardones