Soneto XIV

Nadie más que tú será la esperanza
En una invasión de pena en el alma
Tan lleno de pasión y eterna calma
Seré yo en tu lecho quien descansa

Nadie más que tú valle de bonanza
Encanto de rosal y bella palma
Serás con tu ternura quien empalma
Mi fe, mi religión y alabanza,

Nadie más que sepa lo que siento
Se puede imaginar mi sufrimiento
Si un día tú no estás yo me desespero

Y peor si no regresas yo me muero
No me imagino ni por un momento
Yo lejos de ti bello amor primero.

AMOR


Colaboración de Ever Gaona Quevedo

Perú
Escríbele
Ningún comentario