Súbita incoherencia

En el tormentoso huracán de mis pensamientos, atormentados y quizás maldecidos por el sostenedor material de este efímero mundo, me hallo a unos pasos de la locura eminente, encadenada como un navío que teme perderse en la tormenta ardiente y busca su faro como busco yo mi presente.


Pero nada calla a esta voz que se repite en mi mente, ni la lujuria excesiva de la carne que envuelve entre sus besos calientes ni el pecado de ahogar las penas en el vino indecente. Nada sacia mi inconformidad viviente, solo entre estas humildes rimas puedo callar esta súbita muerte.



Colaboración de Leidy Rowine

Cuba
Escríbele
Ningún comentario