Sueño poco

Me mantengo despierto mucho tiempo, y sueño poco, sueño poco porque en este mundo está prohibido tener ideales, esperanza y divagar. Duermo poco porque las exigencias diarias cada vez son mayores y entre más activo te encuentres más generarás. Sueño poco porque en este mundo no hay cabida para aspiraciones, hay que seguir el guión trazado para ser gente de provecho y no defraudar, me mantengo despierto horas, tratando de absorber todos los conocimientos posibles para ser la mejor opción en este mundo de títeres que trabajamos para algunos cuantos. Sueño poco porque desde pequeños se nos han cortado las alas para volar, soy un sonámbulo en el día cumpliendo un trabajo que no aprecio y realizo las tareas de manera mecanizada porque me han hecho creer que eso me generará felicidad. Sueño poco porque la educación tradicional nos ha amputado los criterios y maneras de expresar libremente nuestras convicciones, somos vistos como seres raros y se nos rechaza si no actuamos u obedecemos ciertas pautas sociales, fundadas con el afán de que los dominadores nos sigan moviendo los hilos a su antojo. Sueño poco porque el constante bombardeo de publicidad y comerciales me han inculcado la forma de expresarme, de vestir, de dirigirme a la gente para no ser un divergente de este mundo rapaz. Sueño poco por el estrés inminente de no cumplir expectativas de mi persona impuestas por alguien más.

Sueño poco pero cuando lo hago encuentro el verdadero sentido de la felicidad, siento el abanico de posibilidades que hay ante mí, y el potencial interior que tengo para lograr mis objetivos personales. Sueño poco pero cuando sucede no hay límites ni guiones que seguir soy libre y vuelo hacia el éxito, navego con rumbo fijo en un mar en calma. Sueño poco pero cuando pasa, me doy cuenta de la manipulación excesiva que existe en el mundo y de la debilidad interior que tengo para dejarme seducir por los placeres pasajeros y mundanos que el mundo exterior me brinda a cuenta gotas. Sueño poco pero cuando lo hago no hay persona más importante que yo y no hay mejor satisfacción que hacer lo que me gusta y manejarme a mi manera sin seguir protocolos y aparentar algo que no quiero ser. Sueño poco pero cuando sucede río a carcajadas y exploto al máximo mis cualidades y disfruto las compañías, visto a mi manera desenfadado y sin etiquetas. Sueño poco pero cuando lo hago deseo con todas mis fuerzas que pase rápido el día para volver a soñar . . .



Colaboración de Jose Miguel Torres

México
Escríbele
Ningún comentario